Como manejar un perro con hidrofobia (miedo al agua) o rabia

Como manejar un perro con hidrofobia (miedo al agua) o rabia

Lamentablemente una de las enfermedades virales y mortales es la rabia en los animales, que puede contagiarse mediante una mordedura o las mucosas del animal y alojarse en el sistema nervioso central, lo que convierte a un perro con hidrofobia es un caso extremadamente peligroso para quienes lo rodean.

Una vez incubado el virus el perro puede durar hasta dos semanas sin mostrar síntoma alguno de rabia.

Una vez que un perro ha adquirido este tipo de virus no puede hacerse nada más que esperar tu muerte, aunque suene doloroso decirlo y algo que puedes hacer por tu perro infestado es inducirle un coma o ponerlo a dormir para que no sufra en demasía.

Por esto, es importante recalcar que las vacunas son de gran importancia, de hecho una de las principales vacunas que se le administran a los animales es la vacuna antirrábica, es elemental que tu mascota la tenga.

Un perro con hidrofobia es sinónimo de un perro que se ha contagiado de rabia, entre los síntomas que se perciben en el animal el miedo al agua es una de ellas; otros de los síntomas para saber si un perro tiene rabia son exceso de saliva, desanimo, poco apetito, apatía, nerviosismo, aislamiento, hiperactividad, irritabilidad, agresividad, desorientación, convulsiones, parálisis de los músculos imposibilitando al animal de poder comer o beber agua o saliva, ocasionando así insuficiencia respiratoria llegando de esta manera a su muerte.

A continuación de explicamos de qué forma puedes ayudar a un perro con hidrofobia

Los síntomas antes mencionados se dividen en tres etapas obviamente se empieza por lo más sencillo hasta llegar a su indetenible muerte; dichos síntomas pueden aliviarse hasta cierto punto si tienes un caso de estos es tu casa y es totalmente entendible que quieras cuidar a tu perro en una difícil etapa que no tiene remedio alguno.

Si es el caso de un perro con hidrofobia, evita tener a tu perro cerca del agua, aléjalo de charcos, piscinas, playas o ríos.

Lo ideal es que tu perro se sienta lo más cómodo posible en medio de su enfermedad, trata de mantenerlo aislado de los miembros de tu familia o de otras mascotas que tengas ya que no se quiere que contagie a alguien más y sea peor la situación.

Protégete tu mismo para poder tratarlo con algún traje especial que evite que te muerda o te acerque su lengua o su nariz, amárralo en caso de que este desorientado y muestre agresividad.

Otra cosa que puedes hacer para mantenerlo hidratado y que no muera de hambre todavía es que tomes una jeringa y le inyectes en su hocico cierta cantidad de suero y de agua varias veces al día.

En últimas instancias lo que puedes hacer es hablarle, acariciarle bastante, demostrarle tu amor, no es fácil dejar ir a un buen amigo cuando está en agonía de muerte, contrarresta sus síntomas lo mas que pueda para que no sufra tanto.